¡Únase a nosotros en la Feria INCLUDEnyc 2023! Regístrese ahora

IncludeNYC logo

Socialización en niños con autismo

Publicado
noviembre 1, 2021
Temas
Apoyo familiar, Crianza, Recreación

Los niños con autismo pueden tener dificultades con las interacciones sociales. Tienden a tener más dificultades para comprender las reglas de interacción social y pueden tener dificultades para crear y observar límites. Sin embargo, hay formas de ayudarlos a desarrollar habilidades sociales:

  • Establezca rutinas. Las rutinas pueden ayudar a controlar la ansiedad, pues el niño entenderá qué es lo que viene a continuación.
     
  • Programe días para que su hijo juegue con niños que no tengan discapacidades. Los menores aprenden imitando a otros.
     
  • Instancias de aprendizaje. Explique a su hijo lo que podría haberse hecho en una situación específica y/o dirigirlo para que lo haga de una manera diferente.
     
  • Cree historias protagonizadas por su hijo que puedan prepararlo para estar en entornos sociales, como “María va al parque” o “Marcos irá al museo”. Estas historias pueden ayudar a crear expectativas y ayudar con las transiciones.
     
  • Ayude a su hijo a encontrar las palabras adecuadas para expresar sus sentimientos. Si a su hijo no le gusta cómo se comportan los otros niños, ayúdelo a saber controlar la situación, diciendo “No me siento cómodo cuando tú…” Esto ayudará a que su hijo establezca límites y también servirán para cuando no esté respetando los límites de otras personas.
     
  • Anime a su hijo para que invite a otros niños a jugar. Lleve una pelota o burbujas al parque y dígale a su hijo que les pregunte a los otros niños: “¿Quieres jugar conmigo? ¿Quieres jugar? o ¿Juguemos?” No olvide utilizar siempre lenguaje de cuerdo a su nivel. Si su hijo lo está disfrutando, anímelo para que pregunte por “más”. Prepárelo también para que sepa qué hacer si alguien le dice que “no”.
     
  • Felicite a su hijo cuando se porte bien en determinadas situaciones para que entiendan que lo está haciendo bien. “Me gusta cuando…” o “Lo hiciste muy bien cuando le preguntaste a los niños si querían jugar contigo”.
     
  • Deje que los niños hagan preguntas. A veces no entienden por qué se espera algo de ellos y las explicaciones les ayudan a comprender mejor los conceptos. 

No olvide que puede adaptar estos consejos en función de su nivel de lenguaje y habilidades cognitivas. Si su hijo no es verbal, utilizar imágenes lo ayudará.