Bienvenido a la comunidad INCLUDEnyc y a nuestro nuevo sitio web. Conócelo

IncludeNYC logo

Una cadena de favores

Publicado
octubre 30, 2018
Por
Inna
Tipo
Voces de la comunidad
Tres mujeres se sientan en una sala de conferencias tomando notas. Están muy atentas.

Nací en la antigua Unión Soviética y me educaron con la idea de que no se puede cuestionar la autoridad. Por eso, cuando mi hija nació con un problema de salud que ponía en peligro su vida, seguí las recomendaciones de los profesionales.

Sin embargo, cuando mi hija empezó la secundaria, su escuela quiso convertir su Programa de Educación Individualizada (IEP, por sus en inglés) en un plan 504 y yo estaba totalmente en desacuerdo. Sé que en este país los padres tienen derechos, así que busqué en línea y descubrí INCLUDEnyc. Llamé a la Línea de Ayuda y alguien me atendió enseguida. La Educadora Familiar me ayudó a preparar y practicar lo que iba a decir en la reunión del IEP y, como el inglés no es mi lenguaje primario, fue paciente y habló despacio, para que yo pudiera escribirlo todo. Al utilizar las herramientas que me proporcionó INCLUDEnyc, pude defender a mi hija. Logré que no se cambiara su IEP. INCLUDEnyc estuvo conmigo todo el tiempo y me ayudaron muchísimo. Todavía utilizo las herramientas que me brindaron para luchar por mi hija. Cuando se le negó un asistente profesional para las actividades extraescolares, utilicé mis nuevas habilidades de autodefensa y mis notas de las llamadas anteriores con INCLUDEnyc (y los llamé para reforzar un poco el conocimiento) y el problema se resolvió en 2 semanas.

Me sentí orgullosa de mí misma por ser capaz de poner en práctica lo que INCLUDEnyc me enseñó y he estado enseñándoles estas habilidades a otros padres. Espero ayudar a que INCLUDEnyc llegue al mayor número de personas posible, porque los padres están perdidos. No sabemos cómo abordar muchos de los problemas que encontramos. Es especialmente difícil para los inmigrantes como yo, porque pensaba que estaba sola y yo asumía que no tenía ningún derecho. No sabía dónde ir, a quién preguntarle o qué hacer. INCLUDEnyc me brindó la fuerza y la confianza necesarias para defender a mi hija.

Quiero que todos los padres sepan que INCLUDEnyc está aquí para ustedes. No están solos. Alguien está ahí para trabajar con usted y luchar por su hijo.

Ahora que mi hija se prepara para graduarse de la escuela secundaria e ir a un instituto universitario, quiero que ella sepa que personas como el personal de INCLUDEnyc la ayudaron. Y creo que en el futuro, ella continuará la cadena de favores y ayudará a conseguir una mayor equidad y acceso para todos los jóvenes con discapacidades.