Bienvenido a la comunidad INCLUDEnyc y a nuestro nuevo sitio web. Conócelo

IncludeNYC logo

¡Saque sus garras!

Publicado
septiembre 9, 2018
Por
Maria Arias
Tipo
Voces de la comunidad
Una familia latina de una niña, un niño más joven, una mamá y un papá posan para una foto navideña con árboles decorativos rojos en el fondo.

Me llamo Maria Arias y soy madre de dos niños con discapacidades. Al principio, mi hija Tatyana asistía a una escuela comunitaria, pero quedó claro que no estaban preparados para cubrir sus necesidades. Fue una experiencia terrible. Cuando recibí la noticia de que tenía que ir a una clase de educación especial y recibir un Programa de Educación Individualizada (IEP), no sabía qué hacer. Un proceso ya confuso se hizo más difícil por el hecho de que mi lenguaje primario es el español, pero el IEP de Tatyana estaba escrito en inglés.

Lo primero que hice fue asistir a clases de inglés en las bibliotecas públicas de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, todavía me costaba entender este documento tan intenso y con términos legales. Me encontré con un folleto que anunciaba un taller de INCLUDEnyc llamado “Cómo entender el IEP de su hijo”. Durante el taller, tuve muchas preguntas, pero el educador familiar escuchó mis preocupaciones y me ofreció consejos sobre lo que debía hacer.

Continué la lucha y aprendí todo lo que había que aprender. En cierto momento, llamé a la Línea de Ayuda de INCLUDEnyc y un educador familiar me tranquilizó y me guió en el proceso de solicitud de mediación. Me enseñó que, si quería estar bien preparada, debía tomar notas y guardar todos los correos electrónicos, las llamadas telefónicas y los nombres de las personas con las que hablaba. También me proporcionó muchos recursos. ¡Lo observé todo! Aprendí todo lo que pude sobre el proceso de mediación y el día de la reunión, con 11 personas alrededor de la mesa, conseguimos el ingreso a una escuela privada para Tatyana, pagada por el estado.

Estoy muy agradecida de haber encontrado INCLUDEnyc porque su ayuda fue crucial para mí. Hoy espero ser un ejemplo para las personas que creen que no pueden conseguir lo que necesitan para sus hijos, en cualquier idioma. El éxito es posible. Hay que formarse, buscar recursos y sacar las garras. ¡Si yo pude hacerlo, usted también puede!