Bienvenido a la comunidad INCLUDEnyc y a nuestro nuevo sitio web. Conócelo

IncludeNYC logo

Como mamá latina, yo deseo…

Publicado
octubre 1, 2021
Por
Steffany Ruiz
Tipo
Voces de la comunidad
Una madre latina y su hijo pequeño posan para una foto. Rosal lleno, verde en el fondo.

Lo hemos vivido. Muchos profesionales latinos en el espacio de educación especial han vivido la lucha por acceder a los recursos. Sabemos qué tan difícil es hablar español en un mundo donde “I don’t speak Spanish” es común. Sabemos qué tan frustrante es criar una familia en los Estados Unidos y no tener el apoyo de nuestra comunidad. Sabemos qué tan doloroso es no tener la comodidad de nuestra tierra natal. Sabemos que aunque tengamos limitaciones de idioma y acceso, al fin del día nada nos parará para brindarle a nuestros hijos lo que no tuvimos.  

Nací en Bogotá, Colombia y llegué a Nueva York hace 7 años. Esa no fue mi primera vez en los Estados Unidos: me criaron mis padres indocumentados aquí por 10 años cuando era niña. Durante ese tiempo es cuando aprendí los esfuerzos de los padres de habla hispana en este país y lo que me llevó a trabajar con familias latinas y sus hijos con discapacidades. Como hija mayor de padres latinos, siempre entendí la necesidad que tienen las familias latinas de obtener ayuda para entender los diferentes programas que el gobierno ofrece y así conseguir ayudar a sus hijos. Por eso soy psicóloga con experiencia laboral en el campo de la psicología social y clínica y ayudó a las familias de niños pequeños con una discapacidad o con sospecha de discapacidad. La manera en que los ayudo es a través de llamadas personalizadas en donde los padres me comparten cosas como “mi hijo no está hablando”, “mi hijo tiene autismo” o “quiero que mi hijo sea evaluado para ver si tiene una discapacidad”. Creo profundamente que familias con hijos pequeños requieren de un apoyo especial en el mundo de la discapacidad y los servicios especiales, porque entre más temprano entienden sus derechos y deberes podrán tomar decisiones informadas sobre la educación especial de sus hijos. Y ya como madre de un niño, próximo a cumplir los 2 años, quien tiene un retraso en su habla sé mucho mejor de la importancia de ayudar a los padres a conocer los servicios disponibles para niños con discapacidad o retrasos en su desarrollo. 

Debo admitir que el hecho de trabajar en este campo me permite tener un conocimiento que desafortunadamente muchas familias no tienen. Dado mi amplia experiencia de ayudar a conectar a las familias con el programa de intervención temprana, se me facilitó seguir los pasos del referido, hacer las preguntas apropiadas y exigir los derechos de mi hijo. Aun así, ha sido un camino difícil para mí. Me preocupo mucho por las familias a las que ayudo y cómo ellos navegan este sistema. Pienso en lo impresionante que fue que mis padres lograran lo que hicieron cuando no hablaban inglés, en ese tiempo en el que había pocos recursos disponibles para los latinos y los que existían eran difíciles de encontrar. Por eso quiero ayudar a las familias latinas a aprender de la discapacidad de sus hijos, reconocer las leyes que protegen a los niños con discapacidades, informarse de los diferentes programas y servicios y hacer las preguntas necesarias para poder comprender bien los pasos a seguir. Me enorgullece trabajar en una organización como INCLUDEnyc que se preocupa por brindarle información de calidad a los latinos, que se esfuerza por educar y empoderar a las familias latinas para exigir sus derechos lo que hace o hará que nuestra sociedad sea más inclusiva. 

Mi trabajo como profesional latina ​​es darle la confianza a las familias de habla hispana, que sí pueden superar cualquier reto porque tienen las herramientas, y no están solos. Sí, dejamos bastante comunidad en nuestros países pero con la ayuda de organizaciones como INCLUDEnyc y los profesionales latinos, podemos crear una nueva comunidad para los padres porque sabemos qué tanto se necesita. Necesitamos una comunidad más inclusiva en donde los sueños de nuestros hijos se hagan realidad. Deseo que mi hijo crezca sano tanto física como emocionalmente. Deseo una vida tranquila y feliz en donde se sienta pleno con lo que él decida hacer con respecto a su profesión y deseo que pueda crecer en un mundo sin racismo, ni discriminacion por ser de padres latinos, deseo un mundo seguro para él. Deseo esto para todas las familias latinas. 

Escrito por Steffany Ruiz, Educadora de Familia de Primera Infancia de INCLUDEnyc